Procedimientos

Prótesis de cadera

Preguntas y respuestas

La cirugía de prótesis de cadera es la substitución completa de una articulación degenerada por una prótesis, es decir, por un  componente protésico artificial, de metal, que tiene diferentes componentes:

- Componente femoral

- Componente acetabular, cazoleta o también llamado cótilo.

Todos esos componentes tienen una cierta modularidad, por lo que hay diferentes tamaños de estas piezas para adaptarse a las diferentes anatomías de cada paciente.

Con respecto a las prótesis de cadera, debemos hacer un inciso para centrarnos en el tipo de material que la componen. El componente básico metálico de las prótesis de cadera, se trata de una aleación de metales con una alta resistencia, de nula oxidación y de  larga duración; y la parte que hace el juego de la articulación pueden ser de polietilenos (que es un tipo de plástico de muy alta densidad y poco desgaste) o de metal o cerámicas, siendo estas últimas recomendadas para gente más joven ya que es la que sufre menos desgaste.

Normalmente, la causa o el motivo de consulta es el dolor, viniendo acompañado de una radiografía en la que se contemplan signos directos e indirectos de degeneración de esta articulación, por la edad o por una necrosis de la cabeza del fémur, es decir que la cabeza del fémur se queda seca o con  falta de riego o circulación sanguínea provocando la muerte de esta cabeza, generando, por ello una artrosis secundaria o bien también una artrosis postraumática, tras un traumatismo en la cadera importante que a la larga degenera y provoca esa artrosis.

Lo que marca la decisión de someterse a una cirugía de protesis de cadera es el dolor, es decir,  el signo o guía o el indicador más evidente es el dolor que nos imposibilite llevar una vida normal en el sentido de realizar las actividades diarias normales.

Por preferencia personal y por hábito, las prótesis de cadera, las implanto por vía antero-lateral (los cirujanos solemos tener unos hábitos que nos permiten dominar con éxito las cirugías que realizamos) y, además, porque por esta vía estamos más alejados del nervio ciático. El nervio ciático es un nervio que frecuentemente se lesiona en este tipo de intervenciones por abordajes posteriores. Huimos, por lo tanto, de esta complicación. Además, por la vía antero-lateral, al tener al paciente  bocarriba en la mesa de quirófano, nos permite medir bien la longitud de las dos piernas y, gracias a la modularidad de los componentes de las prótesis, podemos dejar las dos piernas de la misma longitud.

Asimismo, desde mi experiencia, permite orientar mejor los componentes de las proótesis, especialmente el componente acetabular.



La prótesis de cadera es una cirugía muy agradecida con una recuperación y una fisioterapia que no son muy exigente ya que se trata de recuperar la capacidad de caminar de forma autónoma. Con una semana de hospitalización suele ser suficiente (dependerá de la evolución de cada paciente) y en una semana sale del hospital caminando con ayuda de muletas, pero valiéndose por uno mismo. Por lo tanto, conseguimos eliminar el dolor y caminar de la forma habitual en poco tiempo.


Las prótesis de cadera tienen una duración media de 14/16 años. Dada la vida media de las prótesis de cadera, la edad ideal para esta cirugía de prótesis de cadera es de 70 años a fin de que el paciente  tengan que afrontar únicamente una sola intervención en toda su vida.


 

Para  hacer una vida normal se suele tardar entre uno o dos meses, no obstante se puede notar una mejoría progresiva hasta el año de la operación.

Son dos los principales riesgos:

  • La infección, cosa que ya normalmente diagnosticamos dentro de la semana de hospitalización, o porque el paciente tiene fiebre o porque la herida no evoluciona de forma correcta. Es decir, la herida presenta complicaciones locales. En este caso deberemos hacer una limpieza quirúrgica de la prótesis, es decir, volver a intervenir. Cabe decir que con esta maniobra se salvan la mayoría de las prótesis en el periodo postoperatorio inmediato.

 

  • Luxación, es decir que la prótesis se disloca. El riesgo de luxación nunca es cero,  pero los tres primeros meses trás la operación este riesgo es mayor por lo que es fundamental seguir las recomendaciones de médicos y fisioteraputas que eviten forzar gestos que nos pueda llevar a una luxación de la prótesis de cadera.

 


Blog

Blog TRAUMAUNIT



map Centro MédicoTeknon


Dr. Joaquim Casañas
Consultorios Vilana
(despacho 122, planta baja)
Vilana, 12 · 08022 Barcelona
Tel: +34 93 393 32 22
e-mail: casanas@dr.teknon.es

/ ver google maps /