Procedimientos

Ligamento escafo-lunar

Preguntas y respuestas

La lesión del ligamento escafolunar hace referencia a la lesión de uno los ligamentos más importantes a nivel de la muñeca, controlando el movimiento entre el hueso semilunar y el escafoides, estando localizado en el eje central de la muñeca.

Cuando hablamos de lesión del ligamento escafolunar nos referimos a su rotura, que puede ser total o parcial.

La lesión del ligamento escafolunar es de difícil diagnóstico para alguien que no se dedique específicamente a la patología de mano. En muchas ocasiones se confunde con un esguince por lo que es habitual que acudan a la consulta pacientes que refieren a una lesión que en urgencias trataron como un esguince con vendaje compresivo y que tras rehabilitación sigue doliendo con gestos sencillos, como por ejemplo al levantarse del sofá apoyándose o saliendo de la piscina. y acusan un dolor en el dorso de la mano.

Es entonces labor nuestra intentar hacer ver al paciente el tipo de lesión que presenta, porque a nivel de radiografías (a no ser que la lesión sea muy extensa) puede pasar frecuentemente desapercibida  e incluso realizando otras pruebas diagnósticas como TAC o Resonancia, la misma lesión puede seguir pasando desapercibida.

Lo que mejor puede diagnosticar una lesión de ligamento escafolunar o la prueba que mayor información nos da es la artroresonancia  que consiste en inyectar un contraste en toda la articulación a fin de poder ver la lesión. Esta sería la prueba no invasiva para confirmar la lesión.

Si la artroresonancia no confirma la lesión del ligamento escafolunar, la siguiente prueba diagnóstica más específica y la que nos da la confirmación definitiva es la artroscopia.

La forma de saber exactamente  si la lesión del ligamento escafolunar  es total o es parcial, si reparable o no, si para reparar es necesario efectuar una plastia o no, es decir coger tendón de otra zona para intentar repararlo, es mediante la realizacion  de una artroscopia porque se visualiza directamente el ligamento y las estructuras colindantes afectadas.

No todas las lesiones del ligamento escafolunar se tienen que operar pero si que es un tipo de lesión que nosotros tenemos que decidir la forma en cómo tratarla.

El pronóstico de las lesiones del ligamento escafolunar varía de forma inversamente proporcional al tiempo que lleve desde la lesión, es decir, lo idóneo y los mejores resultados se obtienen en diagnósticos precoces.

En  un ligamento suturado o reanclado, en un paciente joven y con buena calidad de tejido, podemos conseguir  resultados excelentes.

A mayor tiempo de la lesión del ligamento escafolunar al tratamiento correspondiente, la tasa de éxito disminuye. Como ejemplo a esto,  si consulta un paciente y refiere que se ha caído hace cinco o seis días y que presenta dolor en el dorso de la muñeca y se comprueba que no es una fractura del escafoides ni del radio, se pueden efectuar pruebas para comprobar si se trata de una lesión en el ligamento, y si  este es reparable su tratamiento será de buen pronóstico en cuanto a resultado final porque se trata de un ligamento sano y que todavía tiene capacidad de cicatrización. El peor de los casos es aquel ligamento escafolunar lesionado que lleva, cinco, seis o hasta diez meses sin diagnosticar ya que, como un castillo de naipes que se empieza a derrumbar, cuando se produce la lesión del ligamento, el resto de ligamentos empiezan a fallar, por lo que la armonía o la estructura de la muñeca se descompone  y aunque intentemos reparar ese ligamento, no podemos, quedando por lo tanto secuelas.

En este último caso, no se trataría de una cirugía de reparación sino que hablaríamos de una cirugía de salvataje en tanto que a fin de eliminar el dolor (síntoma principal del paciente) se perdería movilidad.

Hay muchas técnicas. Antes las cirugías  de la lesión del ligamento escafolunar eran frecuentemente técnicas abiertas, con las complicaciones que ello implica a nivel de cicatrización. Hoy día la técnica con mayor éxito es la artroscopia cuando se trata la lesión en el momento adecuado,  porque además es la técnica utilizada menos invasiva, que deja el menor rastro cicatricial, por lo que a menor agresión de tejidos, más podemos aspirar a la recuperación de la normal funcionalidad de la articulación.

También puede llegar a ser necesario efectuar una plastia, es decir, utilizar otros tendones de la extremidad superior que son “sacrificables”, que no afectan al funcionamiento normal de la extremidad, para intentar reconstruir la función del ligamento escafolunar.

Hay muchas técnicas lo cual significa que no hay ninguna que sea perfecta pero lo que si que está demostrado es que cada vez se perfeccionan más estas técnicas obteniendo mejores resultados.

Se trata de una técnica compleja que debe realizarse por profesionales médicos expertos en cirugía de la mano.

Los resultados de una cirugía de lesión del ligamento escafolunar son muy variables. Puede haber casos con una recuperación excelente o casos con una recuperación mediocre desde la percepción del paciente. Es decir, excelentes son aquellos casos en los que el paciente no siente dolor y tiene una movilidad completa o casi completa y que vuelve a poder hacer su actividad normal . Generalmente, el paciente que acude a nosotros por este tipo de lesión es un paciente que practica algún tipo de deporte o realiza un trabajo de exigencia mecánica.

A medida que va pasando el tiempo desde la lesión hasta el diagnóstico correcto y tratamiento, esta tasa de éxito va disminuyendo.

En aquellos casos en que no conseguimos ese resultado funcional, ya estaríamos pasando al tratamiento de las secuelas de dicha lesión.

La recuperación de una cirugía de la lesión del ligamento escafolunar, nuevamente dependerá del tiempo transcurrido entre la lesión y el correcto diagnostico y tratamiento de la lesión. Si la lesión se diagnostica en una fase precoz la recuperación puede durar desde tres meses hasta  los 9 meses o un año si el diagnóstico es tardío, dependiendo de la complejidad de la cirugía efectuada, de las lesiones concomitantes que puedan haber etc.

Ahora bien, la recuperación de este tipo de cirugía necesita un tratamiento rehabilitador específico y adaptado a cada tipo de lesión,  e implica mucha perseverancia e implicación por parte del paciente.

Recomendaría que ante una típica caída en bicicleta, en moto o alguna actividad deportiva, que apoyando las manos  nos provoque dolor y en urgencias nos indiquen que no se observa ninguna lesión según la radiografía y al cabo de una semana continúe el dolor, se acuda a un especialista de mano porque podemos sufrir esta lesión que pasa desapercibida.

Mediante radiografía no se percibe a no ser que sea una lesión del ligamento escafolunar muy extensa, e incluso siendo muy extensa podría pasar desapercibida.

Por lo tanto, en estos casos es mejor consultar de forma precoz,  ya que de lo contario, si no diagnosticamos de foram correcta y precoz dicha lesión, nos arriesgamos a sufir un mal resultado funcional final.


Blog

Blog TRAUMAUNIT



map Centro MédicoTeknon


Dr. Joaquim Casañas
Consultorios Vilana
(despacho 122, planta baja)
Vilana, 12 · 08022 Barcelona
Tel: +34 93 393 32 22
e-mail: casanas@dr.teknon.es

/ ver google maps /